Un pregón con los «talentos que desborda esta esquinita»